martes, 6 de septiembre de 2011

Realizaron un reconocimiento en la ESMA

Fuente: Gerardo Aranguren - Tiempo Argentino

Cuatro testigos guiaron a los jueces por las salas donde las embarazadas daban a luz. Lila Pastoriza contó que su secuestrador admitió que “era decisión que sus hijos fueran criados por familias que no tuvieran valores subversivos.”


Recuerdo que, por la cantidad de mujeres embarazadas que había, varias compañeras esperaban en ‘Capucha’ por un lugar en la maternidad”, relató ayer la periodista Miriam Lewin, uno de los cuatro sobrevivientes de la ESMA que ayer guiaron al Tribunal Oral Federal 6 en un reconocimiento judicial del ex Casino de Oficiales, en el marco del juicio oral por el plan sistemático de Robo de Bebés. Además de Lewin, participaron también los ex detenidos Alicia Milia de Pirles, Lila Pastoriza y Carlos Muñoz, quienes recorrieron, junto a los jueces, la fiscalía, las defensas y las querellas, los lugares donde detenidas embarazadas dieron a luz.


Apenas bajaron al sótano del Casino de Oficiales, los cuatro testigos comenzaron a reconstruir los hechos que les tocó vivir durante su cautiverio. En ese mismo sótano, en uno de los cuartos que funcionaba como enfermería, había una de las cuatro maternidades clandestinas de las que los sobrevivientes tienen registro en la ESMA. Tanto Alicia Milia de Pirles como Lila Pastoriza recordaron el caso de Ana de Castro, quien parió de manera prematura en una cama de esa enfermería. “Ana estaba acostada en una de las camas. Una de las cosas que recuerdo son las cortinas de plástico para separar las camas y un mueble de hierro con puertas de vidrio para guardar medicamentos”, dijo Pirles.


Lila Pastoriza, por su parte, recordó que un guardia le dijo que había nacido un bebé y le preguntó si quería verlo. “Entonces, en vez de llevarme a la sala de interrogatorios, me llevó a la enfermería. Ahí vi una chica que se llamaba Ana, se abrió la blusa y me dijo: ‘Mirá lo que me hicieron esos hijos de puta’, y me mostró sus pechos destrozados por la tortura”, contó y agregó: “Le pregunté al jefe del grupo que me había secuestrado cómo podía ser que sucediera eso y me contestó que había subversivas embarazadas y la decisión era que sus hijos fueran criados por familias que no tuvieran los valores de la subversión.”


Luego de recorrer el sótano, la comitiva se trasladó al tercer piso, donde estaban “Capuchita” y la “Pecera”, dos lugares de detención y torturas. También funcionaron allí tres salas de embarazadas, la más conocida de ellas es la maternidad “Sardá por izquierda”, donde dio a luz María Hilda Pérez de Donda a la actual diputada Victoria Donda sobre una mesa que había en la habitación. Frente a esa sala habría parido María Graciela Tauro de Rochistein. Lewin también recordó que en esos pasillos vio a Alicia Alfonsín de Cabandié “con Juan Cabandié en los brazos”.


La última de las maternidades funcionó dentro de “Capucha”, en una pequeña habitación sin ventanas ni respiración. Allí estuvo Patricia Roisinblit antes del parto. “Patricia llegó embarazada a término y estuvo en esa salita chiquita, sobre una cama, le daban un refuerzo de dos sachet de leche por día pero no la dejaban salir de allí ni caminar”, recordó Pastoriza.


Esta es la cuarta jornada de reconocimientos que el TOF6 realiza en este juicio oral, ya que anteriormente recorrieron los centros de detención Campo de Mayo, Pozo de Banfield y Comisaría Quinta de La Plata, donde funcionaron maternidades clandestinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada